¿Quién quieres ser?

Ser quien eres o lo que eres, sin duda va más allá de tu profesión o de aquello que haces para ganarte la vida. Eres más que un título universitario o las películas que te gusta ver, eres un todo compuesto de muchas partes.

Porque “Ser”, se trata de un conjunto de aspectos que te convierten en una persona, en el hombre o mujer que eres hoy. Vienes de un lugar y te vas moviendo hacia otro; y precisamente en ese camino creces y cambias.

Por eso siempre será importante definirte, conocerte, saber quién eres, en todos los aspectos que conforman tu personalidad, con el objetivo de encontrar la armonía de la vida.

Desarrollarte como un ser humano pleno, depende mucho del trabajo emocional que decidas poner en ello.

No puedes ser un gran profesional, si antes no te de dedicas a convertirte en un gran ser humano, porque una cosa va de la mano de la otra. Al final, en ese sencillo razonamiento está la esencia de la vida; de eso se trata todo.

¿Qué significa ser un gran ser humano?

Los grandes seres humanos están llamados a comportarse como agentes de cambio social, porque tienen la valentía de vivir alejados de estándares preconcebidos.

Eso, precisamente, los ayuda a sobrellevar las crudas realidades de la vida, de una mejor manera y a inspirar a los demás a que sigan adelante.

El mundo necesita más personas como esas, seres humanos capaces de ofrecer su luz, sin pedir nada a cambio.

¿Qué los diferencia de los demás?

  • Son dueños de su risa, pero no escatiman a la hora de compartirla
  • Saben que la vida es complicada, pero no se dejan llevar por esa idea; al contrario, los mismos problemas los impulsan
  • Están listos para tender la mano a quien lo requiera, ayudar a otros los motiva

Ahora te lo pregunto a ti:

¿Qué te hace genial?

¿Qué eres capaz de ofrecer al otro?

¿Por dónde quieres comenzar?

¿Qué haces para buscar tu paz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No encontrarás la paz al intentar escapar de tus problemas, sino al confrontarlos con valor. No encontrarás la paz en la negación, sino en la aceptación.

J. Donald Walters